Guerreras

Vuela, haz paso, gitana

sábado, 22 de julio de 2017

Quazil, el viajante del Cerro Azul, ((1)

Fuente Literaria.


A María Tovar Delgado
Primera Parte. (1-3) Quién nació en mi tierra de origen, Puerto Cabello.
Relato de Ciencia- Ficción. Algunos datos son verdaderos. Basado, en voces de sus familiares, amigos y de mi comprensión de alguna realidad, en un período de tiempo en que, los sueños se cristalizan.
Marian chicharraba de frío, ya al atardecer, todo era nublado en el cruce de las montañas hasta llegar al campamento. Apenas una luz brillaba en la lejanía y las congeladas rocas, no permitían ver sus coloridos, desde el grisáceo hasta el azul cristalino. Aquí, en época pasada, llegaron otros viajeros, que, tomaron en serio su juego en invadir nuevas tierras. En poco tiempo, debemos saber, sí, todas estas esperanzas reflejaban una realidad, o nos habrían traicionado.
Al paso, son viejas reliquias. En el tiempo fueron atesoradas para los descendientes, pero los acuerdos con un presidente extranjero, permitieron que fuerzas militares sin mando, tomaran las riquezas de esa nación y, luego de colonizarla y esclavizar a sus habitantes, regresaron a su tierra de origen.
Nadie, comprende los tesoros de ahora. La primera oleada de hombres y mujeres libertadoras, habían ya llegado al campamento y, el escribiente, anotaba con su pluma la historia de una civilización de zombis que, ya había quedado en el recuerdo.

El mochilero, con sus viejos libros y el escribiente, fotografiaban toda la zona para no desviarse del camino, ante las brumas y las paredes de las montañas, era la entrada al Cerro Azul.
Johanna, siempre caminaba en una dirección, con sus vástagos tras de ella, viendo con sus lentes de fijación permanente, si veían, algún animal para deshuesarlo y sirvan de carnada y alimento a las veinte y cinco personas, que, como exploradores(as) ascendían las heladas serranías, hasta llegar a la cumbre, donde se encontraba el campamento.
Todos, los tesoros fueron almacenados en un lugar de reposo, para que la coloración del calor no los dañase, constituían símbolos del pasado. Representaban el mayor logro del hombre, en esos instantes y el futuro de ese país astral, estaba allí escrito. Aquel invierno fue fuerte para nuestros ancestros y, las grandes olas de hielo, comenzaron sus primeros asaltos contra las montañas, llevándonos a las faldas de las montañas y, constituyó la primera embestida. El extranjero invasor, del país vecino, entabló en ese entonces una feroz batalla, con jóvenes guerreros que nadie apoyo, aunque la gente del campamento y las ciudades cercanas tenían hambre, como sed.
Ya, en la lejanía, se avistaba el Cerro Azul. Las marejadas de nieve y hielo amainaban sobre las faldas montañosas y, el verano se acercaba, eran meses de una larga caminata para traspasar las serranías y ver el brillo de la bahía y al final, el Castillo, donde muchos guerreros en el pasado, cayeron por las mismas arquerías del presente, ante el silencio de los amantes del tesoro, que ejercían funciones de control y son corruptos de la administración.
Es una lucha, hasta el final. Dos hombres y una mujer, hicieron rodar las rocas y la tribu que quedo encerrada por dos años entre las cuevas, vio luz, llegó el verano y el hielo, se dispergó por un tiempo, las batallas, se ganan en el terreno.
El sonido, es un flujo energético de los nuevos tiempos.  Tantas cosas extraviadas, pero, llegaste de un largo viaje, de otra galaxia, para decirme que te ibas para siempre. Tú alma y conciencia se extendería más allá de las estrellas y un conjunto de individualidades a tu alrededor te vitoreaban.  Fue el encuentro final con tu voz.  El flujo energético hizo contacto con el mío a través de las ondas sonoras y, quede extraviado, luego de tantos años en su búsqueda, en el Cerro Azul.
Jamás, hubo una repuesta, solo el tiempo, la reconoce y. ahora no se percibe, son solo, evocaciones del pasado, hay tantas cosas extraviadas en las noches del tiempo, que, llegan y siguen su curso, todo ha sido confiscado por el advenizo de otras tierras, que llegó, para someternos a una esclavitad, cuya culpabilidad recae en los débiles, por permitirle su paso en las montañas.
He cumplido, mi misión. Mis enjutos labios se adormecieron para arrastrar, solo unas palabras. Solo, quiero que me dejen en paz, no quiero esclavizarme de nuevo, llevando almas a la otra galaxia. La dura, brillantez se esfumo con su partida, la doble partida. Es necesario, en esta época dejar un torrente de tranquilidad en nuestra alma. Por todo ello, no quiero quedarme atrapado, las fuerzas enemigas avanzan vertiginosamente, ante la mirada lisonjera de algunos hombres del campamento, no saben que ya están muertos, solo sus almas perviven, buscando un lugar de descanso. Mi territorio, lo despedazan extranjeros, venidos de lejos ante sus riquezas para manejar las naves a través del ultrasonido.
Solo, busco un momento adecuado para teletransportarme.  Las montañas, son el único respiradero, son verdaderas jaulas de hierro, debo conseguir la única llave de entrada y, la tienes tú, en tu alma, Marián. Te la dieron desde niña para que la guardarse y, no comprendieron, tú llegada a ese epicentro de una parte del campamento, ante, la ignorancia, tuviste que desplazar tus fuerzas, enarbolando la brillante llave.
Tengo una sed de venganza y, la cumplo. Todos los terrestres a mi alrededor deben morir e irme a descansar en paz, el frio y el agua, no me dejan teletransportarme, nace, un aire de contienda en mi Ser, que es una esencia liquida del viento, que es mi espíritu.
La llave, es un tornillo plateado que se pasa, entre los barrotes de nuestra experiencia. Y, siempre se coloca en el centro de la jaula para que nadie la toque, muchos imploran para llegar a ella, hasta la banda de los soles, venidos desde tierras lejanas.
Pero, la llave es personal y, está en nuestra memoria. Y, cada persona la tiene, en nuestra memoria. Y está llena de mucha electricidad, mucha energía que al descansar, nuestra alcoba, se convierte en una cama de cristal. Allí, yacemos como dormidos, pero, nuestra conciencia revoletea hasta descubrir tu alma y nuestra relación con el firmamento, en una sola fuerza, Jehová.
Ella, esta guardada en el centro de nuestro pecho, como testimonio de nuestra luz.
La lucha será larga en nuestro territorio, entre las montañas, el gobernante invasor es controlado por grupos de carapálidas, venidos en grandes naves para asesinar a los nacidos en la galaxia, esta dominado mentalmente por los espíritus del mal, muchos ancianos reflejan doble faz en sus rostros y lo apalancan en el poder. Es el dominio diabólico por las riquezas, el hambre acosa a los pueblos. A nadie, les importa, todos, se encuentran expuestos al frio de las montañas, a lo lejos, se escucha una voz, libertad.
La princesa, se ha ido, con la llave de mi memoria. Solo soy, un enmudecido espectador del tiempo y, mis huellas a través de la experiencia y el aprendizaje, es borrado por el tiempo.

El tesoro en el Cerro Azul, (2)
En el laboratorio, había un gran trabajo, querían colocarle una memoria falsa, a quienes deseaban salir de viaje, sin respetar las normativas de seguridad. Los sedaron con narquidrina para confundir la verdad, los viajes, constituye una travesía fuerte y el gobierno militar invasor borraba los recuerdos conscientes y lo único que se sabía es que ir a la galaxia vecina en las naves traídas desde el otro cielo, muy rápidas, solo hacían cumplir un deseo, entregar nuestra tierra a otro Continente y esclavizarnos, como voluntarios.
Llueve y hace frío, descanse dos horas para proseguir el viaje, así que ir a Nhextón, llenaba mi ansiedad, como agente secreto e investigador, en esa gran ciudad terminaba mi misión, pero, estaba atrapado en el Cerro Azul, torrenteras de agua caen sobre el campamento y los zombis, tienen una memoria que se esfuma a cada momento, ya algunos tienen cuarenta años encarcelados, estamos allí atrapados y sin comer. Fatigados al ascender por el paso de las montañas, con veinte escuderos y cien guerreros a luchar contra el guerrero invasor, venido de otras tierras.
Los oscuros guerreros. En una oportunidad, sumergieron sus almas en el vacío, no podían pensar, se dejaron dominar y matar por los cazadores siberianos que, deseaban permanecer en el poder de la galaxia, es menester, acelerar el tiempo e ir a la zona de paralización para congelar vivos a estos cazadores, mientras, muy cerca, había galeones y fragatas de otros astromarinos., piratas con sus bergantines al acecho. Deseaban las fuentes energéticas que el invasor les ofrecía, porque la gran estrella asesina los arropaba.
Así que, los enemigos eran múltiples y fue necesario lanzar explosivos en el camino para quebrar las gargantas de paso humano y desconcertar las naves. El Castillo del Cerro Azul, se encontraba bien protegido por fuerzas leales, pero, llovía intensamente y los magnetos se debilitaban mucho por la falta de mantenimiento, el que se parara en el centro del Castillo, tenía el poder de todo y la única llave de cristal para abrir las compuertas de los laberintos que nos llevan a la gloria, fue llevada en la memoria de Liaguibert a la nave espacial de los antropos.  Que dispara fuego por debajo de la popa he enmudece los labios de cada anciano que se reúne cada semana en la alberga.
Hay que desarticular las fuerzas enemigas. Deseamos un cambio en el modelo de país, pero el regidor advenizo que nos gobierna, desea eternizarse en el poder, como lo hicieron en el pasado los Medos y persas, ya no estamos en el tiempo de las estrellas abiertas, ellas se oscurecieron con la muerte y asesinato de su principal regente. La Misión, era igual, liquidarlos a todos y robas sus fuentes energéticas, utilizando modernos aviones que, cruzaban el aire en un vertiginoso viento.
Pero, los zombis no despiertan, los engañan con una bolsa de alimento y palabras. No saben de debate coyuntural y las decisiones son analizadas por un psiquiatra que le informa al regidor.
El Cerro azul, cierra sus puertas grandes de madera y levanta el puente de acceso, adentro, descansa el soñador del castillo.
Es descanso, los dragones comen y se ejercitan, conocen sus escuderos, quienes construyen nuevos escudos, hay la sentencia de muerte afuera.
La máscara mortuoria acompaña a los habitantes del campamento por su indolencia y prefieren ser recolonizados por fuerzas militares extrañas que asesinan a sus hijos torpederos. Una vez, este grupo, quiso invadir, fueron repelidos por fuerzas aeroespaciales leales, a pesar que el Castillo estaba cerrado, porque su regente se encontraba incursionando nuevas tierras vecinas
Los pobladores del campamento golosinan productos de mala calidad y las proteínas consumidas, tienen mucha cantidad de grasa, que desconcierta y, la aleja de la razón, su capacidad de analizar. Es lo que desea el regidor extranjero y los invasores
Las serpientes, se encuentran intranquilas, enrolladas entre sí mismas, extienden sus cabezas como juguetes para esculpir sus miradas al cielo, algún día, han de ser juzgadas, no pueden utilizar máscaras de oscuridad, sus rostros     se encuentran revelados frente al espejo y la cama de cristal, que lee todo el conocimiento humano. Las dagas, las vigilan. El Centinela, cabalga sobre avestruces veloces, llenos de acero y carne, son mutantes del tiempo, otros animales perecieron por la evolución de los sueños.
Ojalá, tus hermosas manos de reptil, no me asedien en las noches, solo tanteas el aire, pero mi cuerpo de fuego. Te falta capacidad para hondear mis caminos entre las veredas de las montañas, Necesito levantarme y alcanzar la luna
Última voz, los guerreros y escuderos languidecen, (3)
El robot, se movía entre las puertas aceradas, el frío en la parte externa de la cueva, antes de llegar al Castillo, es muy intenso.  Las computadoras, daban falsas informaciones, fuera de toda comprensión. Se hizo silencio. Se abrieron una compuerta del traspatio y se pudo observar las aeronaves enemigas perderse entre las montañas y neblina. Más allá el monasterio fue sitiado por los esbirros y los osos montañeses y tres elefantes voluminosos, fueron avistados por el robot, porque el porcentaje de oxigeno escasea y se necesitaba para luchar fuertemente con espadachines, porque, otros fracasaron y ya, estaban muertos.
Rojio, un escudero se decidió a correr el riesgo, tomo su armadura y corrió hacia el Monasterio, allí quedaron pocos hombres, porque la comida escaseaba y tuvieron que sacrificar tres perros y un caballo para los monjes.  Todos, quería el botín.  Millones de dólares por petróleo y oro de las minas del Sur. El extranjero invasor, ya había obtenido su riqueza y manipulaba los ancianos del campamento, quienes lo vitoreaban a pesar de no tener ropa para cubrirse del frío y alimentos.
Algún día, la riqueza no alcanzará, todos querían algo para sobrevivir. Todos, desconocían la realidad y el conocimiento es hueco. Y, el robot jamás le permitiría entrar a la bóveda del tesoro.
La traición, ya se hizo presente en Vulcano, su muerte fue casi instantánea. Su físico, como militar llamó la atención y administró la comarca por poco tiempo. El hombrecito que le cuidaba, fue ascendido y enseñaba con orgullo, su pecho negro.
Nadie se acordó de la fecha del perenigraje, la tribu, tomo el campamento, junto a la planicie y los sueños del pasado, casi olvidado. En la planicie, las colinas eran bajas, y se podía observar, el camino hacia las tierras del Sur, más allá, el Polo con sus osos, un continente de agua blanca congelada y el aire mismo marchaba sobre los viajantes. Los glaciares, eran casi del tamaño de algunas montañas y, hacían barrera para evitar los ataques de las naves invasoras.
En el Sur, tenía residencia, una mujer escribiente, su voz hablaba de poesía y leyendas. La gente conseguía refugio en sus palabras. Allí, el verano traía un aire ligero y el valle poseía una pequeña pendiente, donde pastaban ovejos para la cría y alimento para los visitantes.
En el campamento de la montaña, la ciudad estaba en ruinas y la tribu, se le dificultaba cultivar en tierras fértiles, los militares se apoderaron de esas tierras, legionarios que asesinaban al pueblo y solo, exigían una espada para cuidar las cosechas y vender lo sembrado, a precios muy caros.
Los glaciares del Sur, alcanzaron las montañas, una generación después. En ese último verano, los hijos de Nashan, llevaron los tesoros sagrados de la tribu al solitario montículo que dominaba la planicie, más allá, el hielo, que, antes había brillado en el horizonte, se encontraba, ahora, bajo sus pies.
Los viejos libros, se abrieron en la cima del Cerro Azul. La cripta se abrió y, los restos olvidados de la civilización antigua se levantaron para siempre. Todos los tesoros y huesos fueron almacenados en su lugar de reposo. Entonces, fueron recibidas tres reliquias sagradas. La primera, es de metal, que mostraba el color de un calor intenso. Representaba el hombre y su futuro. La segunda, es el milagro de la ciencia antigua y presente, incrustado en un pedestal de metal con formas de arpía y la tercera reliquia, reflejaba nuestra conciencia en una proyección de luz, con una lata circular de oro y profunda, totalmente sellada y se abría, con una sola voz de mando, aquella que emana de nuestro interior.
 Fuente Literaria/ II parte. Capítulo I.
Relato de Ciencia Ficción.

La falta de armamento hacía difícil la llegada al campamento y, ya los escudos eran pocos, cada escaramuza dejaba varios inutilizados. Janethus, siempre atenta en el castillo, se encargaba de la cocina y de los invitados.
-He llegado muy extenuado, vos podéis darme de un poco de agua y alimento, los ciudadanos, luchan fuertemente con la gendarmería y la otra parte de la ciudad, no quiere colaborar, esta tarde tendremos una reunión rectoral y, mis pasos deben ser muy acertados.
Quazil, volvía sobre sus pasos cada mañana, Darcy y ella, arreglaban todas las cosas y completamente a sus órdenes, siempre mantenían una garrafa de té helado y una bebida caliente. Allí, todos deben tener el mismo pensamiento y, o había tiempo para casarse o enamorarse.
El espíritu de la familia, reinaba en ese lugar. Algunos, querían vivir a su manera y había una gran preocupación, descubrir la verdad y, en la noche se reunían alrededor de la mesa del gran Salom para cantar algunas alabanzas. -
-No le entiendo. Replicó Janethus, usted debe descansar mi Señor, la alcoba, siempre estará arreglada para usted y mi familia, es vuestra familia, tenga la seguridad absoluta de que nuestro casamiento es imprudente y uno de mis hermanos se opone. Acá, podré atenderle, pero, debo viajar a otras tierras y olvidarme, no tener recuerdos de aquel momento.
El espíritu de lucha es presente. Las conversaciones se cruzaban entre los guerreros, había poco escuderos. El campo de batalla era controlado por grandes aeronaves de acción rápida y la pólvora adquirida ya se encontraba vencida, los extorsionadores provenientes del país vecino poseían su propia vanidad y los reparos eran fuertes, por la poca responsabilidad al momento de los choques entre grupos sectoriales, solo la prevención hacía acortar los brotes de lucha, los detalles se venían dando, luego de cada combate.
Había disgusto y llantos. La ciudad permanecía a oscuras, y nadie estaba obligado a luchar. Había una fuerza de combate que debía estar eliminada por el perfil de sus integrantes. Había que organizar los frentes de batalla y, las líneas de combate, los escuderos estuvieron en el aeródromo, una jornada de trabajo fuerte, solo se indicaba una dirección de lucha, la libertad del Sur.
Todos se marcharon a descansar. La luna, dejaba ver su silueta. Ya el thermo de té, se había agotado.
La fuerza del amor por Venezuela, lo dice todo, se había reunido, todos los esfuerzos, pero, hay diferentes enfoques de esa realidad y, alguna vez, debemos hablar del país.  Ya Janethus, se fue de una manera inesperada, casi sorprendente y, ya no hay pretensiones humanas en el Cerro Azul

Fuente Literaria/. II Parte/ 02

El invasor guerrero, proveniente del país vecino, perece confiado en su osadía de ganar adeptos a la fuerza. Aunque, los muros del Castillo son gruesos, acampaba en el campamento con varios colectivos armados y fuerzas enemigas, lo surtieron de acorazados, capaz de cruzar las montañas, A estos países injerencistas le interesaba, las riquezas de nuestro territorio. Quiazil, cuando estaba en el medio del camino, en plena montaña gélida, envió un emisario para cubrir las cubiertas del Castillo de dragones, cubiertos de relucientes escamas verdes y que, desde su interior, brotaran fuego por la boca. Espantado, su acompañante notó que la armadura que cubría sus brazos y piernas se había oxidado y caído de los ajustes. Su barba había crecido. Era evidente que el castillo del conocimiento, al igual que el Castillo del Silencio, habían jugado con el tiempo, gracias a ciudadanos envejecidos que creían en ofertas de manipulación mental.
El tiempo, transcurre con rapidez. Recordó, cuanto tiempo se había hecho eterno, mientras que su jefe esperaba que otras personas le acompañaran en el desplazamiento del guerrero invasor y orarán al Espíritu de Jehová y lo llenarán del poder necesario para ir al combate.
Ya, habían llegado al Castillo del Cerro Azul, ya la princesa se marchó en su cama de cristal al otro lugar del descanso espiritual y no pudo ejecutar sus fines, a la cual fue enviada por distorsión de su hermano, quien corrió como ardilla a sus pies, pero no era el tiempo. Quazil, luchaba a muerte con su hija Rebeca, una rebelde e instigadora que quebrantaba el espíritu de sus coterráneos.
Las pequeñas murallas del Castillo del Cerro Azul, lucían desmanteladas, sus habitantes se fueron al norte y Oeste, por mayores oportunidades de vida y no sentir el acoso de no tener alimentos y las fronteras, a los seres humanos, se les dio pies para no estar en un solo lugar, es necesario, entender el mundo de las fronteras y la ambición del corazón.
En el campamento, los habitantes, mostraban sus barbas, como signo del abandono, desnutridos y exhaustos por la ambición mental del guerrero, generaban miedo y temor, en sus conscupiciencia. Las palabras del antiguo Emperador, fueron desapareciendo junto a su legado, desapareció en un viaje eterno, hacia otra galaxia, sin retorno.
Ya se había perdido, toda esperanza, solo basta esperar y es necesario encontrarse en el sendero de la verdad y, ya las manzanas no se encontraban en el camino, ni las uvas. Todo ha desaparecido. Todo, llegaba en piraguas por vías lacustres o naves de gran calado. Ya el territorio, había sido entregado por pactos a los imperios.
Un acto de cobardía del invasor, sus ancestros le habían dado doble nacionalidad.
Nadie deseaba cultivar la tierra, todo lo recibían regalado y así surgió la codicia, ahora van por el Castillo del Cerro Azul, ya, hoy, es la segunda embestida y los caballos, dragones y caballeros, se encontraban cansados de luchar, fueron vendidos por sus amigos en negociaciones fraudulentas y negocios de mercaderías encubiertas, ya la bota militar oscurecía la luz del pasado.
Ya el caballo blanco, adolecía, no tiene fuerzas para seguir luchando junto a su amo por ideal, desmontan el Estado, para entregárselo a un Imperio.
Es una cruzada, todos desconocen el Sendero de La Verdad, todos, se encuentran atrapados en su propia armadura, las barreras del tiempo, los comprimen y este mundo, lleno de carcajadas, jamás podrá indicar el camino de la verdad, estamos en solitario, la voz familiar está a las espaldas del abuelo y su habitación. El viejo escaparate guarda su silencio, fue saqueado y de esta manera la vida carece de sentido, Jamás Quazil en su vida, se había sentido tan solo en su cama de cristal.
Ya, Merina, se encontraba descansando, Cuando el caballero despertó se había alejado de una enfermedad mortal, el tiempo miro al papel, todo estaba en blanco y nadie viajo al norte, donde están, la mayoría de la liturgia hermanable. Ya se acabó el tiempo de retener las lágrimas, es necesario colocarse la armadura y combatir, es necesario, una respuesta de las fuerzas imperiales. Es necesario sujetarse al yelmo de la salvación y salir a luchar por la libertad, con Jesús en el corazón, dejar las lágrimas atrás.





Fuente Literaria/--Ciencia Ficción. - 3” parte

Esa noche, el Monasterio abría sus puertas para dar una gran fiesta. Los eunucos tenían mucho movimiento para darle una bienvenida a los agraciados visitantes y atender la comelona servida, en grandes mesones. Había suficiente pescado y yuca con ensaladas mitas, brebajes y vino traído desde Carora. La sazón con hierbas aromáticas de la India no podía faltar. Es una noche de placer, las bailarinas con sus vestuarios de seda, comenzaban a menear sus cuerpos, al sonar de los tambores.
No tenía excusas, abandoné la casucha y me dirigí al paredón para saltar y lograr entrar, no era invitado, por lo tanto, tuve que ser osado y al llegar las tinieblas, me envolvieron en un manto blanco para pasar entre los guerreros acantonados a lo largo del camino. No pensé en comer esa noche, la comida, aunque sacrificada, luce muy apetitosa, como abundante.
Muy de madrugada, comenzaba la plegaria. Oportunidad para arrastrarme por el subterráneo y permanecer allí un tiempo para subir a la alcoba de la princesa. Es un mundo oscuro, donde los malvados deben pasar al otro lado y ser verificado por el guardián de turno. Muchos presos, con ojos llorosos van a ser lanzados al foso de los leones y sus osamentas, colocadas en filas en el malecón para espantar los malos espíritus.
El Monasterio, tiene un pequeño palacio a su lado, allí Goitika lloraba por el compromiso contraído. Su padre se la entregaría como dote al mayordomo de otra comarca, luego, seria trasladada al cuarto del príncipe para acordar asuntos del Estado. Una pequeña monarquía dividida en condados, cuyos campesinos están obligados a pagar con ganados o productos del huerto, su derecho a convivir en paz
Hay un deliberado cuidado en la cocina. Algunos desean la libertad, pero, en el campo no hay seguridad, los lobos en manada, arremeten contra las casuchas y el venado. Hay pocos perros de caza. Muchos desean salir de la esclavitud para existir en lo cotidiano y limitado del hacer. Tienen su esencia, como una burla para sí mismo, la idolatría y las horas del sacrificio, hacen de su conciencia una estructura, donde poco se concibe la libertad.
El triunfo de la burguesía, los tienen acorralados en el Monasterio, solo es un espacio para fiestas y no para la oración, asumen una posición de lo religioso, pero el incienso, la mirra y el estoraque poco ascienden a la presencia de Dios, por la infidelidad y el acoso sexual entre sus integrantes como sociedad.
Estoy frente gran muro, pasar entre los demonios y liberar tu alma es el fin. Romper con todo lo que la origina y mantiene, la burguesía se mantiene de sus propias mentiras y el pobre limita su crecimiento por su ignorancia, jamás desea debatir sus valores, Solo eligen la categoría de la mediación para ganar tiempo y lograr cumplir con los sacrificios.
Es una negatividad enajenante por triunfar y liberarse, nuestra conciencia siempre ha sido libre e idealista.
Goitika, fue adoptada, como hija única.  Y se le impuso normas para dejar de usar las máscaras de la existencia humana. Es el tiempo, me retiro al dormitorio, ya viudo, todo ha pasado, no esta Thais, estuve contemplado sus grabados, es la eternidad, somos todos, seres eternos.
Fuente Literaria/ Relato de Ciencia Ficción/I II Parte/ I


La princesa Alondra, se extravió hace diez años, en la nubosidad de la noche.  Y fue llevada a una casa en el pueblo de Asonyrosa, donde pasaba el día, dándole de comer a unos pajaritos, según el esclavo   capturado, serían las ocho de la noche, por parte de unos viajantes que, iban a ese lugar a expiar sus penas y   ya entrada la noche hacía mucho frío.
A la semana siguiente, salió al garaje     por escuchar muchos ruidos, pero era un eco proveniente del camino a la montaña, cuyas luces se encuentran encendidas las veinte y cuatro, (24) horas.  Había hombres y máquinas en ese lugar, apartado de los labriegos.
Al cambio de turno, uno de los vigilantes observo que unas cajas de cableados   eran transferidas a otro depósito, pero, en la caseta de vigilancia no se observó nada extraño. todos olvidaron el asunto.
Al lado de los galpones, existe una posada, unas sillas, más allá, un campo abierto para los aviones. Todos, lucían rápidos por terminar un gran cableado que irían conectados a una gran memoria central   para controlar los robots.
De repente, empezaron a caer una caja sobre a otra, dejando a todos sorprendidos. En las mismas, cuerpos humanos mimetizados que serían incorporado s como vigilantes en el campamento, muy cerca del castillo del Cerro Azul.
Tiempos de guerra se avizoran y, decidieron cerrar la posada por el ingreso a ella de espías, por medidas de seguridad. Seres sobrenaturales trabajaban en el interior de los galpones.
Nadie, se encontraba en paz    y las imágenes se cruzaban muy rápidamente, nadie puede ausentarse y los pobres, tienen derecho a una sola comida, algo de agua. Las mujeres en su lugar de trabajo, esclavizadas y en servidumbre.
Alondra, estaba sola.  Seguía con su idea fija de escapar, un duende la miraba fijamente con poca lumbre.
Los campesinos, pasaban lentamente, a lo lejos, las llamas de las fogatas, elevaban el olor a azufre. Un niño desapareció, otro, recuperó el conocimiento, estaba llenó de pánico Lo único que recordaba era que algo lo había arrastrado fuera de la casa por el camino hasta dejarlo sin sentido, mientras escuchaba unas horribles carcajadas.
Alondra, despertó al oír el ruido, cerca de la posada- Quazil, envió mensajes para el rescate. Las águilas blancas y el Cóndor   la sacaron del lugar para levantar vuelo hacia el Cerro Azul.










Zafiro y el Cendejo, el espíritu montañés
Fuente Literaria, relato de Ciencia- Ficción. /III/ 3” parte

Cuando el fuego es grande, todo se revolea, las olas enfurecieron y hubo un arrobamiento. El disparo del arcabuz encendió la mecha y desde aquella cima, la voz se asintió en el campamento. Los efectos de la contemplación espiritual, unida al éxtasis sobrevino en una gran lengua de fuego.
Un vencejo, paso junto a su bandada por el viejo templo y se anido, bajo la copa de un viejo cedro. Andaba siempre con su misma pareja y en el mismo sitio se asentaba por el cambio climático. Con el pico abierto, esperaba la orden de su dueña. Le estaba prohibido pisar el suelo, porque en su pasado era un príncipe. Así, volando, puede permanecer meses sin descansar, era su castigo.
Era necesario, regresar a la vida. Su conciencia no podía descender a los niveles inferiores, ni siquiera para practicar el sexo. Los niveles inferiores de conciencia nos anulan e incapacitan nos convierte en chismosos. La conciencia es para dar respuesta a todas las situaciones que la vida nos presenta, Las ilusiones nos arrastran al engaño y mentira, los espíritus bajos tienen poco espacio para operar porque carecen de racionalidad y conviven con mundos ilusorios y emotivos,
Una de las trampas más peligrosas es la del personaje conocedor de las ideas del Trabajo que las utiliza para sostener su yo ideal, encontrando en ellas una nueva base para criticar a los que no las comparten. La impresión de estar contemplando el mundo desde una perspectiva especialmente elevada disimula el hecho de que seguimos juzgando y comparando. Y los juicios y las comparaciones pertenecen al reino del personaje; no importa qué código utilicemos para juzgar y condenar, significa que estamos en un nivel de conciencia desde el que no se percibe la unidad que hay entre todas las cosas. Así que podemos creernos muy elevados y estar mentalmente a ras del suelo. De hecho, los seres humanos hemos caído en el egocentrismo y la identificación por accidente, pero permanecemos ahí a no ser que algo nos despierte del letargo, y nos preste ayuda procedente de lo Superior. De entrada, el Trabajo nos cuesta porque nos atenaza el miedo a prescindir de la protección del personaje: intentamos levantar el vuelo y aceptamos que nos ayuden a subir a una posición algo más elevada, desde la que nos resulte posible batir las alas y volar. El problema es cuando volvemos a caer al suelo y nos sentirnos de nuevo impotentes: entonces resulta más difícil aceptar la ayuda porque no es el miedo lo que nos lastra sino el orgullo.
Pero esto no solo está también previsto, sino que resulta indispensable porque soltar el orgullo nos abre de verdad las puertas de la libertad. Inicialmente somos vencejos caídos que hacemos prácticas en una pajarera; solo cuando perdemos el orgullo nos atrevemos a volar de verdad. Y entonces se nos abre un cielo sin límites.
Zafiro, está en plena cima, entre las aguas y la montaña, observando el campamento. Es una iniciada y su cultura atlántica, le permitió mover los vientos y el fuego, a Quazil leer los pensamientos. Su pie estaba marco por un símbolo y era librepensadora como heterodoxa. Tenía la otra llave para entrar al recinto sagrado del castillo en Cerro Azul, pero, su malcriadez hacia lo entendible en el infinito, la llevo a vagar por los aires y su cuerpo se retorcía ante la ira, porque no había podido desligarse de lo sacral.
Ella, sabía muy bien que, no podía seguir segregada del grupo y su vida debe integrarse al castillo, su dragón, volaba entre las montañas sin rumbo fijo.
Lo que hoy nos hace sonreír… Son las cosas que nos hicieron llorar, ayer…
Las personas se van, los amores se pierden en el tiempo, los problemas se solucionan, hasta el mismo sol se va cada noche, para renacer al día siguiente…
Camina y vuela para triunfar.
El pájaro, es su animal de poder, le daba una experiencia en cada jornada diaria y, estaba dispuesta a encontrarse de nuevo con su pasado.
El castillo, es un viaje apasionante de una diversidad de pasillos, tiene frondosos árboles de distintas galaxias y, todo deben dejarse conducir por la imaginación del poder, una gran cocina y cuartos para visitantes.
Abajo, hay comicios, el pueblo está siendo manipulados con alimentos traídos de los bergantines, la soldadesca, se apoderó del control alimentario y su comandante se arrodilla ante el dueño de una isla colonizante.
Hay batallas, escuderos y guerreros defienden la ciudad y llegan por los muelles, monstruos de hierro, no hay justicia, los líderes se contradicen, es necesario, buscar la otra llave en la cama de cristal.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Encriptar su idea

todo y nada

todo y nada
El despertar, una visión

UNA VOZ DEL ARBOL


Aventis.


Los píes se me humedecen, justo allí, sobre el paso peatonal.

El viento arremolina las hojas caídas del árbol.

Mi corazón, sostiene mis emociones, casi gastado y delgado, las hojas

Amputadas de un aprendizaje.

Los pecados, los cometí a la sombra de un árbol.

Cada árbol, es el hogar de mi alma viviente, no me destroces con tus reproches

Permanece en mis ojos para tejer mi yo, el otro.

Tú tarro de agua en mi hogar, me trae tus recuerdos, mi piel. Tiene ampollas

De amor cristalizado en la miel de tu alma.

Te siento en silencio, ya nuestras cabezas rozaron nuestros labios

El roce de tus labios es tenue.

El devenir, es el rocío sobre la hierba, los fantasmas de repente aparecen,

Y no puedo despertar, no estas en la mezcla de noche y niebla.

He aspirado tu olor y respiré no más.

Tu cuerpo medio desnudo limpia mi alma, te vuelves uno con ella,

Toma mi corazón.

Deja que el rastro se llene de tu lluvia, el susurro de algo vivo lava el mar

Creo son las lágrimas de dolor, abatidas en mi alma.

Pero, gracias por tus palabras llegadas del cielo, no cuelgues el teléfono, ni una palabra al cielo, solo tú y yo en la oscuridad de la noche, una palabra de confortación.

Emiro Vera Suárez, julio 15 de 2015.

LA NOCHE AQUELLA

No olvidarás la noche aquella,  aquella la del dulce beso,  beso que surgió sin previo aviso  y que se acomodó en nuestro pecho.  Nunca olvidarás mi boca,  boca que sin ser tuya, se hizo tu dueña,  y en cada recuerdo de ese beso  habrá un suspiro, reclamando mi presencia.  Mi boca será tu delirio  tu nombre dijo en silencio  jamás habrá boca alguna  que se iguale a mi beso.  Donde quiera que tu vayas   llevas mi recuerdo,  prendida voy a tu boca  asida como el viento.  Suyai D/R

No olvidarás la noche aquella,
aquella la del dulce beso,
beso que surgió sin previo aviso
y que se acomodó en nuestro pecho.

Nunca olvidarás mi boca,
boca que sin ser tuya, se hizo tu dueña,
y en cada recuerdo de ese beso
habrá un suspiro, reclamando mi presencia.

Mi boca será tu delirio
tu nombre dijo en silencio
jamás habrá boca alguna
que se iguale a mi beso.

Donde quiera que tu vayas
llevas mi recuerdo,
prendida voy a tu boca
asida como el viento.

Suyai D/R


Suyai Moncada

Suyai Moncada
Escritora Chilena

sucarones

sucarones
Flores esparcen mi alegria

MARIPOSA, CAPULLO DEL ROSAL

.
Regresa, no diga más
calla, solo calla.
Eres la hoja de un árbol,
refleja filos, solo salpicaduras.
Eres y serás un recuerdo.

La cascada, es un encuentro,
se abre la piedra al sentarnos
La ansiedad produce sosiegos.
La hoja abre su capullo, ventea.
Después,
tu corazón, siempre será igual,
el mismo.

Es un espejismo, ver tu rostro.
El cielo se oscurece, se dilata.
Es mi corazón
tu amor es infinito. Cruza largo.
Es sobrevivir, nace mariposa
del capullo.

Eres una dama, acogida en despertar.
Tu casa es paz y equidad,
permaneceré en la esquina, cada sueño
vuela mariposa, abre surcos
en mis espaldas, cálidas.
Son tus uñas, descubre mi silueta
le da sentido al infinito, es mi faz


tranquiliza las aguas, conduce tu mirada
sobre rieles, ve a Caracas, háblame,
dime el reflejo de tu rostro.

Emiro vera Suárez, 07 AGOSTO 2013


Tu mirada

Tu mirada
escapa de mi

Vértigo

Fuente Literaria

silencio en el odre

El odre, derrama su visión sobre el acantilado.

Y mis ojos, ven como los lobos persiguen

Tu alma.

Me provocaste e hicimos muchas cosas,

Abarcando el mundo de la paz y frescura sel alba.

El amor, tiene sus hechizos, el letargo, nos despierta

Para hacer intangible, tu respiración.

Estoy cansado, todos, lo estamos, somos inocentes.

Las estrellas, me aprietan, las manos. Por una luz del tiempo.

Es tu cuerpo que despierta del letargo, para ir al campo

A sembrar.

El odre, vierte su agua sobre nuestra alma y ilumina junto al sol

El alba. Para trascender tu palabra en mi corazón.

Somos libres, despertemos y caminemos en el camino de la paz

Y elevemos un canto al Señor.

Emiro Vera Suárez, enero 28 de enero. 2017

guerrera

guerrera

Centauros, el camino a la costa

Centauros, el camino a la costa
la gran batalla por la libertad

Quimeras al viento.

Fuente Literaria, Relato de Ciencia Ficción/ II parte/ 4”

Las águilas Blancas, remontan la montaña con El Cóndor

El rescatador, mandó a abrir los portones del castillo, Rhedderot se había perdido en la llanura. Sobre su cuerpo, transcurría miles de años de luz. Su nave se había estropeado a tres lunas de camino. Su misión a cumplir era impensable para una sola persona, siempre era especial. Su nave muy rápida del universo, se le resistía al enemigo y su personal, mantenía alejado a trúhanes fuera de los muros y los viajeros interestelares le consultaba la notificación del plan de vuelo.

Acudía, siempre a la voz de Quazil, el mejor guardián del lugar y había que darle abrigo. Buen consejero y lo solucionaba todo. Toda esta tardanza, duro meses y tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia, toda la servidumbre comenzó a llorar al verle. El rescatador, cerro los portones y los guerreros empezaron hacer sus escudos de defensa.

El castillo era el lugar de descanso y estaría al lado de su amigo, el mensaje de auxilio se escuchaba a cada momento por las redes de telecomunicaciones, pero nadie se decidía cruzar el umbral, todo es un agite.

Rhedderot, te necesito, llegó atinar Quazil. Esa tarde, comieron juntos. A la nave, le descubrieron la falla y procedieron al mantenimiento. El depósito de gasolina, fue llenado de nuevo.

De repente, una especie de luz se encendió sobre su cabeza. Rhedderot se levantó corriendo. por puro instinto y llegaron las águilas blancas al gran ventanal que daba al lago, ya congelado, A lo lejos, un enorme iceberg desprendido por el calentamiento global se alejaba del mismo, con diez osos polares que correteaban de lo asustado que estaban.

-- Tranquilo, sí el problema tiene solución, la encontraremos y, si no, buscaremos una alternativa. Cerraron el depósito de combustible que estaba mal cerrado por la cerradura dañada y Auplaverdu, el invasor, proveniente del país vecino, c5uzo la frontera joven con sus padres y sirvió de maletero de un líder provincial y lo llevaron a tierras extrañas, donde le infectaron para apoderarse de su fuerza espiritual con los provincianos.

La luz y las águilas blancas, desaparecieron hacia las montañas cercanas y ellas eran guías para entrenar a los guardias y su hábitat, a lo lejos, era compartido por el predicador.

La Tierra, estaba a dos años luz, debían ingresar disfrazados para buscar trabajo y, rescatar a la nueva princesa, eran zombis, quienes residían allí y no trabajaba, la paga y regalos eran con tarjetas para incorporarlos a l ejército y milicias y milicianas se acoplaban al verdugo por bolsas de alimentos y fiestas gratis.

La nave espacial, se largó a La Tierra a buscar a la princesa desaparecida. El camarero Vesthu, asistente de Quazil, los atendía y servía muy bien-

Mientras en el castillo, los dragones descansaban y las puertas reforzadas por La Legión del rescatador, un hombre pequeño con dos cabezas y cuatro manos, entrenado desde pequeño a las luchas oscuras del tiempo y, quien adversaba al predicador por sus ideas provenientes del devenir.

Todo era confusión, la intendenta del campamento en Cerro Azul, quería aplicar justicia, pero el Consejo de Ancianos era regido por un hombre de los bajos fondos, sus pies eran hechos de polvo y su aspecto era de Drácula, un disfraz que se acoplaba a su identidad.

Era una mañana normal, yo estaba en mi cama, pero sabía que algo no iba bien. Ella estaba allí. No sé quién era, pero se parecía a mí. No sólo se parecía a mí, sino que hablaba como yo.

Le pregunté su nombre, aunque ya sabía la respuesta, y dijo el mío. Se estaba preparando para ir a la escuela con mis cosas, y le pregunté que qué hacía. Me contestó que mí tiempo se había acabado, que era hora de que me retirase y ella tomara mi lugar.

Dijo que si no me portaba bien mi padre me llevaría al taller, no sabía que era el taller, pero no me quedaría para averiguarlo.

Salí corriendo de la habitación y bajé las escaleras corriendo. Mi padre me llamó, pero tenía voz de enfadado, así que seguí corriendo saliendo por la puerta trasera y adentrándome en el bosque.

No sé cuánto tiempo estuve corriendo, pero no paré hasta que sentí que la zona en la que me encontraba no era conocida. Me senté debajo de un árbol a pensar en lo ocurrido. No entendía nada, quién era la otra chica, por qué se parecía a mí y por qué iba a ocupar mi lugar.

Oí unos pasos cerca de mí y me volví, y allí estaba mi padre con su mueca y cara de enfado. Dijo que sabía dónde encontrarme ¿cómo lo sabía? Yo nunca había estado aquí. Algo hizo que se me nublara la vista y perdí el conocimiento.

Me desperté en mi cama, era por la mañana de nuevo, todo había sido un mal sueño. Llamé a mi madre para contarle mi pesadilla y que ella me calmara, siempre lo hacía. Cuando se lo conté, con voz dulce me dijo que no pasaba nada, pero que mejor me portase bien o mi padre me volvería a llevar al taller.

Hace tiempo que la tierra ya no es el paraíso terrenal que fue en su tiempo. La sobreexplotación de los recursos ha llevado la vida humana a una situación límite.

La contaminación de las aguas, por parte de las industrias de todo el mundo han hecho que enfermemos. La población se ha visto diezmada, pero lo políticos siguen manteniendo que todo sigue bien.

La gente se amontona en las calles pidiendo alimento y agua, pero nadie consigue nada para llevarse a la boca. El primer mundo ha pasado a convertirse en una cloaca, así que no quiero imaginarme esos países que dejamos a la mano de dios mientras explotábamos sus recursos.

Hace un tiempo que los hospitales deberían estar llenos, pero, sin embargo, los médicos parecen calmados y tranquilos. Hay algo que aquí no marcha bien, algo está pasando.

Pasan los días y empiezan a suceder cosas extrañas, ya no se oye a gente pidiendo en las calles, hay tranquilidad, incluso silencio. Hacía años que eso no sucedía.

Decido coger mi mascarilla radioactiva y pasear por lo que queda de bosque. Es raro, juraría que el bosque estaba más cerca, sólo veo montones de tierra a mi alrededor. Cuando me asomo a uno de ellos veo un cadáver, pero el cadáver es verde, y tiene los ojos inyectados de sangre.

Intento irme de allí lo más rápido posible, oigo unas voces detrás de mí, me giro y tienen una pistola. Intento levantar las manos para mostrar que no voy armado. Mis manos ya no son mis manos, ahora son verdes, son del mismo color que el cadáver. Uno de los uniformados se acerca a mí, ya es demasiado tarde – me dice – Adiós

Hace años que no piso tierra firme, me vine en una misión para explorar la galaxia en busca de vida inteligente.

Pero creo que mi suerte va a cambiar, hemos recibido un aviso que han encontrado indicios de vida en un planeta no muy lejano, y nosotros somos los que más cerca nos encontramos. ¡Por fin volveré a sentir el peso de la gravedad!

Estoy emocionado, lo tengo todo empaquetado para salir de esta nave y no volver a ella en mucho, mucho, tiempo. Solo espero que las condiciones del planeta nos permitan vivir tranquilamente.

A medida que nos aproximamos, vemos una especie de edificio con forma ovalada que se erige en el horizonte y nos dirigimos hacia allí. Una forma humanoide sale de él mientras nosotros descendemos de la nave.

Dice algo en un lenguaje que no conocemos, y ninguno de nuestros aparatos parece conseguir traducirlo. Empiezan a llegar más formas humanoides a nuestro encuentro, ¡no son tan distintas a nosotros!

Pero algo cambia en el ambiente, alguien se mueve, alguien saca un aparato desconocido. Es un arma, los disparos empiezan a volar en todas direcciones y corremos hacia la nave tan rápido como podemos.

Sólo una tercera parte de la tripulación llega a la nave. Seguiremos buscando otro planeta. Pero, rescatamos a la nueva princesa.

Roberto era un niño muy listo, pero en el colegio se aburría, siempre explicaban las mismas cosas y nunca hablaban de cosas interesantes.

Un día le preguntó a su profesora que porque no les hablaba de astronautas, y ella le contestó que eso eran cuentos chinos y que nunca nadie había llegado a la luna. Roberto le dijo que él sería el primero en hacerlo, y toda la clase se rió.

Roberto se puso manos a la obra y se hizo un traje espacial y lo llevó a su colegio. Pero en vez de obtener el efecto de admiración que se esperaba, se rieron de él. Dijeron que con un disfraz no llegaría a la luna.

Así que Roberto se enfrascó en la construcción de una nave espacial. Durante días y días estuvo trabajando fuertemente.

Un día en el colegio les invitó a pasar la tarde en su casa para que vieran como despegaba su nave espacial. Esa tarde Roberto les demostró a todos que sería el primero en llegar a la luna.

Marix era un pequeño marcianito que vagaba por las infinidades del universo. Se encontraba muy solito porque nadie más le había acompañado en su aventura.

Había pensado que pronto encontraría alguien con quien saltar en los anillos de Saturno y visitar las tres lunas de Júpiter.

Se encontraba ya en las proximidades de Alfa Centauri, cuando vio una pequeña nave parecida a la suya. Intentó enviarles un mensaje por radio, pero lo único que obtuvo fue un mensaje ininteligible.

Así que decidió seguirles. Durante días y días estuvo siguiendo la nave a lo largo de la galaxia recibiendo mensajes raros en su radio. Llegaron a un planeta que tenía grandes masas de líquido rosado a su alrededor y la nave aterrizó cerca de una de ellas.

Marix se puso rápidamente su traje espacial y corrió a salir de su nave. Se encontró rápidamente rodeado de un montón de bichitos que hablaban un idioma que él no entendía. Por suerte, uno de ellos trajo un aparato que cuando encendió traducía todas las lenguas de la galaxia.

El sabio que tenía el aparato, le explicó que cuando él era joven había recorrido la galaxia para crear un diccionario de todos los idiomas y que estaba preparando otra expedición, pero que él ya era muy anciano para emprender tan arduo viaje, y le preguntó si él quería seguir con su tarea.

Marix le contestó que llevaba años viajando y que quería encontrar un amigo con el que jugar porque estaba muy aburrido. El sabio le dijo que no habría problema, y que en cuanto encontrase a alguien retomarían la expedición.

A los pocos días el sabio volvió a buscar a Marix y le dijo que había encontrado quien le acompañase. Marix no se lo podía creer, era la criatura más bonita del universo. Y juntos emprendieron el viaje para recuperar todas las lenguas de la galaxia.

!





5- Marix

Mío

Darío Ar

Fuente Literaria. Poesías eróticas

Remanso en tus labios

He llenado el camino de guirnaldas, dan color a mi vida,

Para alumbrar, cada mañana mi despertar y quererte cada día más.

Nunca, he querido olvidar nuestros pasos.

Y en los destellos del atardecer que son hermosos, visitar tu luz.

El amor es mi pasión hacia ti, no lo puedo ocultar, el sol ha de brillar

Hasta encontrarte, siento las cuentas del día, en tus labios. Lo más bonito,

Es tu reflejo y deseo hacerte un regalo, mi pasión.

El cristal en mi ventana es tu reflejo, después lo borro a besos. Pues ella me dio vida.

Tu me quitas la vida, a menudo busco tu alma, mi corazón nació libre y, te asomas

A la ventana y sientes frio, afirmas tus labios sobre los míos y para entrar al cielo

Debo cautivar tu corazón

Emiro Vera Suárez, agosto 2017

el tiempo y lo femenino

el tiempo y lo femenino
el bosque

Emiro Vera Suarez

Emiro Vera Suarez
Postales

VIENTOS DE PAZ, LUCIA SERRANO

Que se mueva el viento ,

que llueva la paz ,

que haga remolinos ,

que de fe y soñar ,

que de confianza ,

que haya libertad ,

que brote justicia ,

esa que ya existe ,

en naturaleza ,

donde hay color ,

donde hay señales ,

de luz que es el sol ,

donde hay sabiduria ,

donde crece un alimento ,

ese que genera vida ,

no dolor y sufrimiento ,

Que brote la paz ,

como manantiales ,

que apagan la sed ,

que olvidan las guerras ,

la paz la esperanza ,

lo sereno al cuerpo ,

es la voz de Dios ,

que no da tormentos ,

La paz la genera ,

el cuerpo en sus celulas ,

busca sus rincones ,

crecen nuevas siembras ,

la paz son semillas ,

voces en confianza ,

donde habita paz ,

siempre sera el trigo bello ,

y el olivo en libertad ,

la paz ni da hambre ,

ni habla de racismos ,

ni de enfermedades ,

el mensaje de la paz ,

es que sin odios la vida ,

da generar la alegria ,

ni tensiones o sufrimientos ,

ni miserias ni fatigas ,

la paz es el tesoro ,

mas grande en la tierra ,

otro como ese ,

no conoce huella ,,,,,,,,,

Principio del formulario

Final del formulario

Resca, un viento de paz, en el amorio salvaje

Resca, un viento de paz, en el amorio salvaje
Escritora

Querido Mio

Fuente Literaria.

El fondo poético de Resca, el amor como tertulia

La poesía, nos da la posibilidad de conocer y disfrutar a una diversidad de autores, que, más allá de sus afinidades nos llevan a enriquecernos en la cultura a distintas voces. Es una fuerza espiritual que trasciende los nuevos soportes y formatos digitales para interactuar de una manera constructiva con el tiempo y. de esa manera enriquecemos el fluido espiritual y plural de lo que sentimos hacia el prójimo.

Este mundo es incipiente. Nos da la posibilidad de abrir o cerrar un género literario para abrirle un espacio a la creación, es un compromiso que reabre con verdadera fuerza la sinceridad de nuestros criterios y, más allá del leguaje convencional, levantamos las alas, escapando de los vínculos de apego y encerrarnos en una tertulia con nuestras amistades.

Me gusta la poesía y llevarla a un nivel de ficción. Ella es nuestra propia vida y circunstancia. Nos acerca a la morbosidad el erotismo, a nuestra propia vida, y sobretodo, vamos al fondo de algo, ella refleja nuestra verdad, todo ocurre biográficamente.

La inclusión es importante, encarnamos en un tiempo y lugar para tener una carne concreta, es el tiempo y ese tiempo es el misterio, es un sentido de la comunicación sin límites, es nuestra conciencia humana que proyecta una imagen para certificar el misterio de nuestra figura.

Hay que gritar al cielo, demandar a Dios, nuestro erotismo para viajar y acordarnos en manejar un discurso contemporáneo, es decirle adiós al sufrimiento y desconfiar en el ser humano. Esto es, experiencia y antropología. Es lo aplicado en el Cerro Azul ante una mirada de lo escéptico, es un viajar al malecón de mi Puerto Cabello, es conocer a Abigail, caminar en una laguna con Carmen Cecilia y tratar a la criatura que te desea en el poder, te engaña y para sobresalir utiliza la imagen de Dios, se teletransporta utilizando una diversidad de nombres. Es lo religioso, con la madre de mis hijos. Ese es el mundo poético. A partir de ahí, advierto en nuestro mundo mucho materialismo, muchas ansias de poder, sobre todo, muchas contradicciones entre el discurso y la vida, también en quienes ponen el grito en el cielo. Es cierto que hay cambios de sensibilidad, que quizá se han acelerado con la crisis económica. Hay una mayor sensibilidad, pero soy muy escéptico: cuando volvamos a tener dos pisos, cochazos, sueldos que den para viajar, estar a la moda.

Le enseñe a mis alumnos de todo. Como profesor de sociopolítica, sociología, psicología y deportes. He cumplido, es la verdad. Me veían extraño porque me movía entre sacerdotes y las Iglesias evangélicas, una imagen poco habitual, pero, mi misión era abrirles la mente, tener conciencia, obligarlos a pensar y ya al terminar la clase, les recitaba una poesía. Otros, como lo vi ayer en una panadería, cancelando un mendrugo de pan y no saludo. Desato su odio madurista hacia mí y siempre sin dinero, apenas para un mendrugo de pan, es la conciencia. Hay que deconstruir los mitos y prejuicios

En los cursos superiores, cuando llegan a 5.º curso y en el Instituto Superior de CC Religiosas de la Facultad, percibo mayor madurez: han crecido, sobre todo, han pasado por varias asignaturas que les han obligado a pensar, abrir la mente, deconstruir mitos y prejuicios. Me gusta en todo, utilizar la electrónica.

El lenguaje es difícil de dominar. En todo caso, se debe conocer y debemos adentrarnos en su vastedad y su aventura.

Nacemos para publicar. Es un avance positivo, es bueno despejar el panorama y encontrar lo verdaderamente valioso, la poesía es la sobreabundancia del conocimiento. Es una manera de democratizar las oportunidades, como ideas. Es el momento de abrir las ventanas y establecer los puentes de la verdadera comunicación

Es un cauce de encuentro, una posibilidad de democratizar las oportunidades, de dar voz a quien no la tiene. De abrir ventanas, establecer puentes. Es una plataforma verdaderamente plural que, a su vez, cuida la calidad. La considero muy necesaria, precisamente por ese equilibrio entre oportunidad y calidad.

La poesía, siempre es el caudal de la belleza y el lenguaje. Es una permanencia de lo inmediato. Es nuestro horizonte rejuvenecedor. Los lectores, siempre serán nuestros aliados, jamás debemos ignorarlos y nuestro actuar, siempre tiene un destino, la poesía.

Es un soporte para la gran literatura y, un excelente camino para comunicarnos, un vehículo idóneo para la difusión de pensamientos.

Cualquier soporte me parece digno para la Literatura, siempre que su función sea transmitirla y hacerla llegar al mayor número posible de personas. Es un error a mi modo de ver reservarla y limitar su acceso, o recluirla en santuarios al alcance únicamente de iniciados. La digitalización de los fondos bibliográficos y su puesta al servicio de los lectores hace que potencialmente su número aumente. En la actualidad las redes sociales son un excelente vehículo de comunicación, y, por tanto, me parece que son también un medio idóneo para la difusión literaria.

La narrativa y poesía hipertextual o la narrativa hipermedia tienen características muy apropiadas para la red, los nuevos poetas y escritores, más aún cuando se mezcla con la holopoesía y ciberpoesía. Es un ámbito muy novador.

El erotismo en la poesía, permite que nos desnudemos y nos movilicemos entre la elegía y la lírica. El amor, siempre es presente, absolutamente poliédrico, como lo son sus manifestaciones, por eso, nos arriesgamos por las afirmaciones categóricas.

Creo que nada se ha perdido. Que tanto la literatura –la latina, la griega, y antes que ellas la sumeria, la acadia, la china o la egipcia, por nombrar algunas de ellas– como las distintas mitologías perviven actualmente y el lector culto las reconoce, aunque no haya manifestaciones explícitas. En ello estriba la grandeza de la literatura, que recoge el testigo de otras culturas y sirve de vehículo transmisor de las mismas ofreciendo distintos niveles de lectura o pudiéndose hacer ininteligible a determinado estrato cuando recurre al virtuosismo, como puede ser en el caso de Borges o el Modernismo, por poner un ejemplo, o en la Antigüedad pudo serlo la época helenística, en la que el gusto por las referencias oscuras determinó que la Literatura estuviera limitada a una élite. Muestra de que la Antigüedad continúa viva y omnipresente en nuestros días es el hecho de que no hay campo en el que ésta no haya dejado su huella. La importancia de los autores clásicos grecolatinos está patente en multitud de facetas de nuestra vida cotidiana, y naturalmente continúa viva y en continua revisión en todos los ámbitos del saber. Su riqueza inabarcable la hace materia privilegiada y referente inexcusable especialmente en las disciplinas artísticas. Escritores, pintores, escultores, músicos, cineastas… han vuelto sus ojos al pasado para reinterpretar el presente. La innegable vigencia del mundo antiguo es un argumento irrefutable contra quienes, amparándose en la ignorancia, hablan de forma despectiva de «lenguas muertas» para referirse al latín y al griego, inapreciable instrumento en la transmisión de los saberes antiguos y en la adquisición de otras lenguas, especialmente aquellas que provienen del rico tronco indoeuropeo. Los clásicos nos enseñan cada día que sólo hay un afán más noble que el ansia de conocimiento: el de compartir lo aprendido y tratar de transmitir nuestros conocimientos en la medida de lo posible.

Renunciar a Grecia y Roma representa para nosotros, occidentales, y aún más si cabe para los mediterráneos, una mutilación de nuestras raíces. Por eso, por la universalidad del conocimiento, por el deleite estético que supone percibir ecos sonoros de voces que jamás se extinguirán, hemos de reivindicar el mundo antiguo hoy y siempre.

Pienso que el exceso de información y al tiempo la falta de criterio para discriminar entre lo importante y lo superfluo, lo riguroso y lo ligero, es un importante hándicap que ha de tenerse en cuenta. La tecnología es una gran ayuda, pero un uso inapropiado de la misma puede conducir al desconocimiento y a la confusión.

Creo que la tendencia debe ir en la línea no de transmitir saberes sino de educar individuos capaces de discernir y de valorar los instrumentos que tienen a su alcance. Hay que enseñar a pensar, no a memorizar. El método mayéutico de Sócrates es fundamental: es preciso sacar del individuo lo que está en él en potencia, no introducir en él conocimientos como si hubiera que rellenar un jergón de paja.

Conocer latín y griego es un instrumento utilísimo para profundizar en el conocimiento de nuestra lengua, conocer el origen y significado de sus palabras, el modo en que la lengua evoluciona tanto a nivel fonético como semántico –y por supuesto también sintáctico– y nos capacita para adquirir el dominio de otras lenguas, emparentadas, como es el caso de las numerosas lenguas del tronco común indoeuropeo, y también de otras.

El dominio del lenguaje y la dialéctica es un instrumento utilísimo para el ser humano, en tanto que es su medio de comunicación y ser capaz de expresarse correctamente y de comprender a los demás es fundamental en la vida para que ésta tenga una calidad aceptable. El desconocimiento entraña sumisión y marginación, y al mismo tiempo recelo y rebeldía injustificada. La cultura y la educación son necesarias para convivir en armonía, y el medio para adquirir conocimientos es el lenguaje.

Es una necesidad imperiosa, y una curiosidad sin límites la que me lleva a leer, a conocer, a introducirme en mundos incógnitos y a vivir otras vidas. Y también lo es la que me impulsa a escribir, o a fotografiar, para tratar de expresarme y de experimentar sensaciones y sentimientos.

Me sumerjo en la literatura poética de María Cristina Resca. Porque es un placer necesario y de supervivencia, es un espacio para la ilusión y expresar nuestra total libertad al arte amatorio y de racionalizar.

Maria Resca

Maria Resca
Pinceladas

MARIPOSA,CAPULLO DEL ROSAL


·


Regresa, no diga más
calla, solo calla.
Eres la hoja de un árbol,
refleja filos, solo salpicaduras.
eres y serás un recuerdo.

La cascada, es un encuentro,
se abre la piedra al sentarnos
La ansiedad produce sosiegos.
la hoja abre su capullo, ventea.
Después,
tu corazón, siempre sera igual,
el mismo.

Es un espejismo, ver tu rostro.
el cielo se oscurece, se dilata.
es mi corazón
tu amor es infinito. cruza largo.
Es sobrevivir, nace mariposa
del capullo.

eres una dama, acogida en despertar.
tu casa es paz y equidad,
permaneceré en la esquina, cada sueño
vuela mariposa, abre surcos
en mis espaldas, cálidas.
son tus uñas, descubre mi silueta
le da sentido al infinito, es mi faz


tranquiliza las aguas, conduce tu mirada
sobre rieles, ve a Caracas, háblame,
dime el reflejo de tu rostro.

eMIRO vERA sUÁREZ, 07 AGOSTO 2013

SENDERO ENTRE VOCES MUDAS




No importa si estás al otro extremo… siempre estás. La lejanía es apenas un detalle. Las puertas siempre se hallan abiertas de par en par aguardando nuestra sincera desnudez. Mis dedos siempre alcanzan los tuyos, y tomados de la mano, siempre es posible retozar entre aquel fantástico jardincito que llenamos de flores, árboles y frutos, pintados a mano con las temperas que fluyen de nuestra sinrazón. Cómo desperdiciar el oír tu voz si mi norte lo vas indicando tú. Si aquel delirante farol, que esgrimes en tu diestra, es quien sopla las velas de mi navío delirante y ciego… Si no puedo esquivar las piedras, tú las convertirás en risas, pues mi ángel involuntario eres. El Artista mayor te envió…
----------------------------------------

Foto: SENDERO ENTRE VOCES MUDAS Ilustración: Dibujo y pintura digital.  No importa si estás al otro extremo… siempre estás. La lejanía es apenas un detalle. Las puertas siempre se hallan abiertas de par en par aguardando nuestra sincera desnudez. Mis dedos siempre alcanzan los tuyos, y tomados de la mano, siempre es posible retozar entre aquel fantástico jardincito que llenamos de flores, árboles y frutos, pintados a mano con las temperas que fluyen de nuestra sinrazón.  Cómo desperdiciar el oír tu voz si mi norte lo vas indicando tú. Si aquel delirante farol, que esgrimes en tu diestra, es quien sopla las velas de mi navío delirante y ciego… Si no puedo esquivar las piedras, tú las convertirás en risas, pues mi ángel involuntario eres. El Artista mayor te envió… ----------------------------------------  Para la venta, hay  copias certificadas, impresas en canvas, con firma a manuscrito y huella digital del autor de esta ilustración.

Mirian Barri

Mirian Barri
Palabras y voces del Sur

VUELVE LA LOCA (Año 2014)



Volvió la Loca, cuerva que te mira.
Por sus ojos nocturnos vuela un plato
de balanza sin plumas. Su retrato
estalla en la pared, y el aire gira

en un planeta que su pecho estira
con un bostezo elástico de gato.
Y ovillada en cien pies besa el relato
de su historia que histérica respira.

Muere un abril. Revienta la corona
de cardos que le cortan el aliento.
Ruge la selva de su voz leona.

Rompe ventanas, y en el vidrio lento
del blanco olvido que jamás perdona,
baila descalza desangrando al viento.

Miriam Barri
12 Febrero 2014

LOS LABIOS ENTRECEJEN LA MUERTE

LOS LABIOS ENTRECEJEN LA MUERTE
Besar es aliviar el existir

LA SERPIENTE DESNUDA


Siempre, estaré desnudo

A orillas del árbol. Un noviembre frio.

El amor es una señal humeante

Donde el jugo de tu cuerpo es distante

Y fluye el desierto como agua de coco.

Te siento tan adentro, es tu fruta

En mis labios, no importa el desierto,

Tengo que caminar, arráncame el deseo.

Es un Cují que se desprende del árbol,

Son calladas confesiones

Siempre, se me hace difícil,

Quizás sea verdad lágrimas

Y esperanza, amas o no amas.

Haz tu voz, hecha tu voz.

Busca la esencia hambrienta

Del amor.

Deseas morir, no morirás.

Pierdes tu jornada, te buscare

En el viento.

El tiempo, es un reloj de arena,

Arde el viento, busco tu sonrisa,

Cae la noche, el tiempo es nuestro

Enemigo, corre el tiempo.

Siempre estaré desnudo

Estas desvelada, la muerte atormenta-

Desvela tus caprichos, es el amanecer

Emiro Vera Suárez, 03. 03.2014


ADVIENTOS

ADVIENTOS
Palabras de Voces